• Artículos
  • Recetas

Opciones para un desayuno saludable

Autor: Herbalife Nutrition

El desayuno es el primer alimento del día y uno de los más importantes. Es la comida que finaliza el ayuno de horas nocturno y lo primero que recibirá tu cuerpo después de mucho tiempo sin comer. Lo que ingieres al despertar te proporciona energía para ponerte en marcha por la mañana.

Un desayuno saludable es una parte importante de tu alimentación diaria y es el primer paso que das en el día. Tomar un desayuno equilibrado con regularidad puede ayudarte a llevar una dieta general más equilibrada*.

Muchos productos pueden ofrecerte calorías extra innecesarias y azúcares añadidos que no te ayudan en tu camino hacia un estilo de vida más saludable. Los alimentos que incluyas en tu desayuno saludable son realmente trascendentales en tu plan nutricional, dales la importancia que merecen.

No desayunar no es un desayuno saludable

Sabemos que muchas veces el tiempo nos juega en contra, salimos muy rápido de casa por las mañanas con muchas tareas por cumplir. La idea de prepararnos un desayuno saludable se hace cada vez más lejana y finalmente pensamos que no es tan importante, entonces tomamos un café al paso y nos acostumbramos. Ese café nos hace sentir una falsa sensación de llenura y energía temporales, entonces terminamos pensando que un café está bien, que es suficiente y que además no añade muchas calorías, entonces "estamos bien", "somos light", es un desayuno saludable porque no tiene calorías ni grasas.

Nada más alejado de la realidad. La ausencia del desayuno no es lo mismo que un desayuno saludable.

Un desayuno saludable equilibra adecuadamente los nutrientes que necesita nuestro cuerpo, aporta un balance apropiado de proteínas, carbohidratos y grasas saludables, así como una hidratación adecuada. Tu desayuno saludable te proporcionará alimentos que te aporten una cantidad de nutrientes que sean acordes a tus objetivos de bienestar y además te ayudarán a iniciar el día con vitalidad. Tu desayuno saludable te ayudará a iniciar el día con energía, será tu soporte hasta la próxima comida así que no lo descuides, es muy importante.

Desayuno saludable y sin excesos

A veces la vida agitada que llevamos nos lleva a optar por opciones no tan nutritivas, pero de fácil preparación y lamentablemente iniciamos nuestro día con alimentos que no nos favorecen.

El plato de tu desayuno saludable debe estar compuesto por un equilibrio de macronutrientes, asegúrate de añadir alimentos que te puedan proporcionar energía y sensación de saciedad como huevos, palta / aguacate, avena, frutas, frutos secos, proteína, cereales integrales, verduras de colores, entre otros. Prepara un desayuno delicioso y variado, puedes evitar el aburrimiento con las combinaciones deliciosas e ideas que pueden contribuir con  un desayuno saludable de nuestra página minutricionfavorita.com, allí encontrarás ideas variadas para inspirarte a comer equilibrado en casa.

Algunos cambios que puedes hacer en tu camino hacia un desayuno más saludable

Tu desayuno te ayudará a iniciar el día y por ello debes elegir lo que vas a comer de manera adecuada, siempre tratando de seleccionar alimentos saludables. A veces, haciendo pequeños cambios en tus elecciones puedes lograr opciones más saludables para tu desayuno:

  • Zumos de frutas de cajas: estas bebidas pueden aportar muchos azúcares. Si bien existen también opciones naturales sin azúcar agregada, los zumos de frutas están hechos de fruta exprimida, por lo que estarás perdiendo los beneficios de la valiosa fibra que viene con ellas. Usar la fruta entera picada es una excelente opción para hacer más nutritivo tu desayuno saludable. 
  • Bollos y panes con mermeladas y mantecas o mantequillas: sin duda una opción rápida pero de baja calidad nutricional. Las mermeladas contienen muy elevados niveles de azúcares y las mantecas, grasas no saludables que es recomendable reducir en tu dieta. Los bollos de panes contienen generalmente harinas refinadas, que aportan menos fibra, vitaminas y minerales que las opciones integrales. Elige panes hechos a base de harinas integrales y busca opciones de grasas saludables como el aceite de oliva, las aceitunas o la palta / aguacate.
  • Azúcar: evita añadir azúcar blanca, rubia, panela u otros a tus bebidas calientes o frías como limonadas, agua de manzanilla, café y otros. Muchos adultos consumen el café con dos cucharaditas de azúcar. Si esto lo multiplicas por 2 cafés y una manzanilla, sin darte cuenta estarás añadiendo 6 cucharaditas de azúcar adicionales en tu dieta. Trata de acostumbrarte a consumir estas bebidas sin azúcar y disfruta de su sabor natural, si al principio se te hace muy difícil puedes reemplazar el azúcar por pequeñas cantidades de stevia y gradualmente eliminarla por completo.
  • Cereales azucarados: vienen en cajas muy divertidas ofreciendo añadidos de hierro y dibujos atractivos para los niños, pero en muchos casos traen consigo una cantidad muy elevada de azúcares. Trata de no incluirlos en tu desayuno, elige en su lugar alguna opción más saludable como la avena integral o el amaranto.

*Matthys C, et al. Public Health Nutr. 2007 Apr;10(4):413-21. Smith KJ, et al. Am J Clin Nutr. 2010 Dec;92(6):1316-25. Azadbakhtm, L et al. Nutrition. 2013 Feb;29(2):420-5.