Metabolismo: La transformación de los alimentos en energía

Autor: Herbaliffe Nutrition | Tiempo de lectura: 3.46 minutos

El conjunto de procesos físicos y químicos que ocurren en nuestro cuerpo.

¿Qué es el metabolismo?

Se le conoce como al conjunto de procesos que realiza nuestro organismo para realizar sus funciones vitales. La transformación de los nutrientes en energía y su utilización es parte de estos procesos. En esta línea, el sistema digestivo es el encargado de descomponer los alimentos en nutrientes absorbibles que luego nos aportarán energía para nuestro cuerpo, esta energía podrá ser utilizada de forma inmediata o podrá almacenarse como glucógeno en el hígado, los músculos, o en forma de grasa en el tejido adiposo (masa grasa).

¿Cómo funciona el metabolismo?

Como ya se mencionó, por medio de la digestión de los alimentos, es decir, cuando nuestro sistema digestivo procesa lo que consumimos, se obtienen los nutrientes que   serán absorbidos: aminoácidos, ácidos grasos e hidratos de carbono. Entre ellos los que son considerados fuente energética son los hidratos de carbono y las grasas, ya que, si bien las proteínas también nos aportan energía, su función principal es la reparación y construcción de tejidos. De esta forma, una vez ingeridos y absorbidos los mencionados nutrientes son transportados por medio de la sangre a las células encargadas de metabolizarlos.

El metabolismo se divide en dos procesos:

  1. Anabolismo, conocido como metabolismo constructivo: por medio del cual se construyen tejidos a partir de nutrientes básicos. El anabolismo necesita energía.
  2. Catabolismo, conocido como metabolismo destructivo: este proceso implica la degradación de los nutrientes por procesos oxidativos para obtener la energía que nuestro cuerpo requiere.

Además, existe lo que se conoce como metabolismo basal, concepto que hace referencia a la energía mínima necesaria para el mantenimiento de las funciones vitales.

¿Cuáles son los tipos de metabolismo?

Cada macronutriente (hidratos de carbono, proteínas y grasas) es metabolizado por medio de distintas rutas metabólicas:

  1. Metabolismo de las proteínas: a través de la digestión de las proteínas se obtienen aminoácidos, estás moléculas son la base para la formación de nuevos tejidos. A partir de ellas también se puede obtener energía, como ya se mencionó anteriormente.
  2. Metabolismo de hidratos de carbono: por medio de este proceso los glúcidos incorporados con la alimentación o almacenados en distintos tejidos corporales se convierten en energía para ser inmediatamente utilizada o almacenada dependiendo de la necesidad del organismo.
  3. Metabolismo de las grasas: a partir de los ácidos grasos obtenidos de la alimentación se puede obtener energía para ser utilizada en el momento o bien para ser almacenada. Además de energía también se obtienen otros compuestos.

¿Por qué es tan importante el metabolismo?

Es importante debido a su rol en el intercambio de materia y energía a lo largo de nuestra vida, proporcionando los recursos necesarios para el desenvolvimiento de las diversas funciones que esta implica. Aprender de nuestro metabolismo nos permite poder implementar los hábitos adecuados en cuanto a alimentación, actividad física y otros factores que influyen en mantener un cuerpo saludable.

¿Cómo saber si tengo un metabolismo rápido o lento?

Metabolismo rápido: este tipo de metabolismo puede ser asociado a un gasto energético mayor. El mismo se ve afectado por factores como el sexo, la composición corporal, la edad, el nivel de actividad física, entre otros. Algunas de las características que pueden presentar personas con metabolismo rápido son tener un apetito elevado, problemas para ganar peso, entre otros.

Metabolismo lento: este tipo de metabolismo presenta un gasto energético más menor, por lo que personas con este tipo de metabolismo pueden tener mayor dificultad para perder peso.

Recuerda, que más allá del tipo de metabolismo, lo recomendable a modo general es realizar una alimentación saludable a base de grasas buenas, cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas, carnes magras, huevos, lácteos descremados, frutas y verduras, reduciendo el consumo excesivo de sal, grasas saturadas y alimentos y/o bebidas azucaradas. Buscando así mantener una alimentación balanceada, sana y nutritiva.

¿Qué influye en nuestro metabolismo?

Estos serían algunos factores que podrían estar relacionados:

  • Edad: este factor influye debido a que con el tiempo nuestro organismo va envejeciendo y por tal motivo el proceso metabólico suele volverse más lento.
  • Estado de salud: algunas personas presentan enfermedades que pueden afectar al metabolismo, acelerándolo o volviéndolo más lento.
  • Sexo: los hombres suelen presentar un metabolismo más rápido dado que poseen mayor masa muscular en comparación con las mujeres. Esto es así porque se necesita más energía para desarrollar y mantener la masa muscular en comparación con la masa grasa. 
  • Genética: la genética de cada persona influirá en el tipo de metabolismo.

¿Qué podemos hacer para cuidar nuestro metabolismo?

Estos serían algunos consejos para seguir:

  • Realizar ejercicios con regularidad, motívate constantemente a estar en movimiento.
  • Evitar el sedentarismo, tomate el tiempo para dar una vuelta a la manzana, realizar estiramientos o una rutina sencilla en casa.
  • Controlar el peso, evitando subir o bajar en exceso, mantener una alimentación adecuada, ejercicio e hidratación ayudarán a controlar tu peso.
  • Mantener una nutrición adecuada y balanceada, consume variedades de alimentos que sean fuente rica en nutrientes.
  • Aumenta tu masa muscular, dado que a mayor masa muscular más rápido será tu metabolismo

¿Quieres saber cómo acelerar el metabolismo? Te recomendamos nuestro artículo: ¿Cómo acelerar el metabolismo en el cuerpo humano?