¡Llegó el invierno… y las sopas calientes también!

Autor: Talía Pinto León, Miembro del consejo Consultor de Nutrición de Herbaliffe Nutrition | Tiempo de lectura: 1.86 minutos

Cuando se nos pregunta por bebidas o preparaciones calientes a nuestra mente suelen venir nombres como café, té e infusiones; pero por lo general olvidamos mencionar a las sopas.

Las sopas son preparaciones saladas que consisten en un caldo con 1 o más ingredientes sólidos que han sido cocinados en éste.

¡A los peruanos nos encantan las sopas!

En nuestro país existen distintos tipos de sopas, desde las más simples como las de solo verduras, o el caldo de pollo también conocido como dieta de pollo, hasta las más completas que contienen incluso legumbres, tubérculos o cereales y algún tipo de carne. Dentro de esta amplia variedad de sopas podemos mencionar sopa a la Minuta, Sopa Criolla, Menestrón, Chilcano de pescado, Aguadito de pollo, Sancochado, Caldo de gallina, Chupe de camarones, Parihuela entre otras.

Este tipo de preparaciones, por la temperatura en la que se consumen son ideales para temporadas de mucho frío como lo son el otoño y el invierno; ya que mantienen nuestro cuerpo caliente, al mismo tiempo que le aportan ciertos nutrientes como proteínas, vitaminas y minerales.

Adicional a esto debemos mencionar que el vapor que emanan las sopas calientes y que es inhalado por la persona que lo consume produce cierto bienestar a nivel de las vías respiratorias porque las abre y hasta descongestiona; he aquí la importancia de consumir sopas en invierno.

Sopas nutritivas y que apoyan al bienestar: una opción ideal

Si de sopas que apoyan al bienestar se trata, siempre estará presente el kion, según la revista Ars Pharmaceutica (2021), esta raíz tiene propiedades antiinflamatorias, lo que lo convierte en el ingrediente idóneo para personas que sufren dolores articulares como artritis o artrosis. Su consumo también es muy recomendable en personas con cuadros de resfrío común o gripe pues ayuda a despejar las vías respiratorias, y por su potente componente calorífico proporciona calor. Finalmente, su sabor picante ayuda a aumentar el metabolismo siendo ideal para aquellas personas que desean tener un metabolismo más activo.

Las sopas pueden convertirse en preparaciones sumamente nutritivas y beneficiosas siempre y cuando se sepa que ingredientes emplear y de qué forma combinarlos. Ya que el componente mayoritario de las sopas es el agua, para convertir esta preparación en una preparación nutritiva y saludable se debe tener en cuenta un buen aporte de proteínas de alto valor biológico como pollo, pescado, carne, huevo o leche sumado a proteínas de origen vegetal como quinua, legumbres, soya entre otros. No podemos dejar de lado a los tubérculos o cereales que enriquecen esta preparación haciéndola más energizante.

No dejes pasar la oportunidad de hacer una sopa super nutritiva y mantenerte caliente en esta temporada de invierno.